AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
A+ A-
  1. Portada,
  2. Descubre Benidorm,
  3. Marina Baixa y sus alrededores,
  4. Castell de Guadalest
volver

Castell de Guadalest

La antigua fortaleza

La antigua fortaleza de Castell de Guadalest: un enclave privilegiado, encaramado en los riscos que se yerguen sobre el valle y conformando un conjunto, de recio sabor medieval, que impresiona por su singular estructura y el encanto de su altanera silueta. Se distingue, desde lejos, el enhiesto perfil de los riscos donde se asentaba el viejo castillo, con la pincelada blanca del campanario coronando la afilada roca.

Una vez se acerca el visitante y tras ascender por las estrechas callejas repletas de tiendecitas en las que se ofrece un amplísimo muestrario de productos típicos y artesanales, se llega a la zigzagueante senda que conduce a una centenaria puerta que, excavada en la misma roca, da acceso a la histórica e inexpugnable fortaleza desde cuya plaza se divisa la cuenca del pantano. 

Subiendo un poco más, por la cuesta del Vía Crucis, la llegada a la terraza donde se alzó el castillo, hoy cementerio, se ve recompensada por una excepcional panorámica que se extiende sobre valles, huertos y pinares, hasta el mar componiendo un paisaje de sobrecogedora belleza. GuardaCastell de Guadalest el recuerdo del medievo en una recogida prisión existente en los sótanos de la casa consistorial en cuyo salón de sesiones se exhibe un cuadro de considerable valor histórico y artístico.

Ofrece Castell de Guadalest al visitante el encanto añadido de sus varios museos que muestran delicadas miniaturas, artísticas composiciones escultóricas, objetos de uso común o maquetas de una singular perfección. Como complemento, la herencia de una cocina de la montaña cuidada con mimo en sus varios restaurantes, convierten la visita a Castell de Guadalest en una inolvidable experiencia que ha inspirado bellísimas páginas a los numerosos viajeros que han disfrutado de su singular entorno.